Hermetismo y Ciencia / Ciencia

Entropía

La entropía en tu vida diariaLa entropía y la enseñanza hermética

La Filosofía Operativa, entendida como el desarrollo y evolución de la conciencia, es un camino activo opuesto a la entropía.

Según la ley de la entropía (2ª Ley de la termodinámica, formulada inicialmente por S. Carnot en 1824), todos los sistemas del universo tienden a desorganizarse de forma natural e irreversible con el paso del tiempo (Maxwell, 1860 y Boltzmann, 1872). La entropía, por este motivo, se asocia con el desorden y el caos, y con cualquier proceso que, “abandonado a su suerte”, se termina malogrando.

Esta es una realidad que cotidianamente podemos observar: hay un progresivo deterioro biológico asociado a la edad: la flecha del tiempo no perdona; y también sucede lo mismo a nivel psicológico ya que seguimos un proceso de progresiva rigidez, e incluso de deterioro del carácter que tiene que ver con la disgregación interior que nos produce la falta de comprensión de las experiencias que hemos tenido a lo largo del tiempo.

Observamos igualmente que, en cierto sentido, es posible frenar este proceso de desorganización celular en la medida en que se introduce activamente un factor de orden (negentrópico), que básicamente tiene que ver con el mantenimiento voluntario y esforzado de la flexibilidad, tanto externa como interna.

La Filosofía Operativa, entendida como el desarrollo y evolución de la conciencia, es un camino activo opuesto a la entropía, básicamente porque no es un proceso probable. Lo probable es dejarse llevar por la comodidad, por la ley del mínimo esfuerzo, que nos lleva, obediente y naturalmente, a cumplir un proceso de disgregación de nuestra energía.

Por el contrario, la evolución de la conciencia requiere oponerse a la ley de la entropía, superar la tendencia a la sordera y al sueño, enfrentar y asumir la realidad que nos compromete, actuar con coherencia comprendiendo que el desorden no se ordena solo,  y que el triunfo en cualquier área de la vida requiere de una acción consciente, voluntaria y esforzada.

La Filosofía Operativa requiere actuar permanente de forma negentrópica en todas las áreas de nuestra vida: cuidando nuestro estado físico y psicológico, garantizando el mejor funcionamiento de nuestro cerebro a todos los niveles, actuando en modo consciente venciendo para ello la inercia de la comodidad y del sueño, que facilita el anquilosamiento y la pérdida de funciones y habilidades.

Es importante comprender que somos organismos vivos sujetos a las leyes naturales, y que lo probable es un destino inevitable donde nuestra energía se disgregue merced a la ley de la entropía.

La opción es crecer espiritualmente, realizar el proceso “improbable” de introducir un orden consciente en nuestra vida que, siguiendo el pulso de la vida, nos lleve a compactar nuestra energía individual observando un comportamiento respetuoso con las leyes de la Naturaleza, lo cual generará un estado de armonía interna que se traducirá en el incremento de la claridad mental, la coherencia, la eficacia y el éxito alcanzado por el propio merecimiento.

Imprimir
 
Enviar a un amigo
Página optimizada para 1024x768, para los navegadores Internet Explorer 7.0 en Windows, Safari 4.0 en Mac y en Windows, y Mozilla Firefox 3.0 en Windows, o superiores.