La Enseñanza / Internal Sports

Disciplina

Con disciplina los objetivos permanecen vivos.

La disciplina como deporte interno se refiere a una decisión personal para conseguir un propósito.

La disciplina es imprescindible también para sortear los obstáculos que la vida pone cada día en tu camino. Sin disciplina los caminos se tuercen, los objetivos se pierden o se desvirtúan, el entusiasmo desaparece y la persona se debilita al renunciar al camino que se había trazado.

Con disciplina, al contrario, los objetivos permanecen vivos, marcando un camino seguro, el entusiasmo se mantiene y se refuerza por los avances y la persona se mantiene energética, fuerte y positiva.

Cuanto mayor sea el objetivo, más energía requiere, más disciplina, más entusiasmo, más acción decidida.

La disciplina consciente establece una jerarquía de valores que ordena nuestra vida de acuerdo con nuestras metas y objetivos superiores, subordinando para ello a los caprichos, deseos pasajeros y pasiones con las que nos identificamos a diario.

En la medida en que la persona ejercita su autodisciplina consciente se convierte en un principio activo para su propia vida:

  • Acumula energía.
  • Potencia su capacidad de hacer.
  • Incrementa el nivel de autoestima.
  • Genera satisfacción personal por los logros obtenidos a través del propio esfuerzo.
  • Aumenta su capacidad de idear y realizar proyectos personales.
  • Favorece, en suma, la posibilidad de alcanzar el éxito en todos sus propósitos.

 

Para practicar: Ejercicio de inmovilidad

Objetivo: Ejercer el autodominio corporal

Posición: Con la columna vertebral muy recta y la barbilla levantada, en una silla muy cómoda

Lograr la inmovilidad perfecta, con ausencias de movimientos leves, tales como convulsiones musculares, temblores de los párpados o alteraciones de los músculos de la cara. Se debe permanecer tan quieto como una estatua, mínimo tres minutos.

Imprimir
 
Enviar a un amigo
Página optimizada para 1024x768, para los navegadores Internet Explorer 7.0 en Windows, Safari 4.0 en Mac y en Windows, y Mozilla Firefox 3.0 en Windows, o superiores.