La Enseñanza / Internal Sports

Creación de Energía

Si queremos lograr cosas extraordinarias, la energía común no basta.

Tanto la creación como la conservación de la energía son claves para vivir una saludable y exitosa vida.

Cada día acumulamos, gastamos y reponemos energía... de lo contrario, nos sentiríamos desvitalizados y sin fuerzas para abordar los requerimientos del día siguiente.

Si queremos lograr cosas extraordinarias, la energía común no basta; tendremos que acumular y mantener un nivel de energía extraordinaria. 

El desarrollo interno no es un propósito común. Por esto, quien lo persigue ha de transformarse en CAZADOR DE ENERGIA, hábil para captar energía más allá de lo habitual, conservar estas energías y saber utilizarlas con fines superiores, especialmente para desarrollar su voluntad y su conciencia.

Evite descargarse de energía. Con el mismo interés que tiene para cargar su batería energética, ponga atención en todo aquello que favorece su descarga:

  • El descontrol emocional: enojos, rabias, miedos, angustias, euforia y/o depresión.
  • La imaginación: pensamientos negativos, dejar vagar la imaginación con fantasías, temores; anticipar acontecimientos negativos.
  • El desorden: en la casa, en el trabajo, en las finanzas.
  • Desorden alimentario, comer mucho o no comer suficiente, comer inadecuadamente: poco sano, con prisas, en entornos estresantes.
  • La verborrea.
  • Descontrol del sueño, dormir pocas horas o dormir en exceso.

 

Para practicar: Respiración matinal

Objetivo:

Elevar el tono mental, subir el nivel consciente, acumular energía para el día y producir un estado psíquico armónico y equilibrado.

Posición:

De pie, con los ojos cerrados, talones juntos, puntas de pies separadas, columna vertebral derecha, barbilla levantada.

  • 1ª etapa: Con los brazos estirados y rígidos juntar las palmas de las manos por delante a la altura del estómago. Las yemas de los dedos deben tocarse.
  • 2ª etapa: comenzar a inspirar haciendo presión suavemente con el estómago hacia fuera, y levantando gradualmente ambos brazos a medida que se inspira, hasta que los pulmones lleguen a la altura de la barbilla.
  • 3ª etapa: se continúa el movimiento abriendo los brazos hacia los lados hasta llevarlos bien atrás, momento en el cual deben haberse llenado los pulmones.
  • 4ª etapa: comienza al iniciar la exhalación, momento en el cual se aflojan brazos y manos y se bajan suavemente a medida que se va exhalando, hasta que las palmas de las manos llegan a tocar los costados de las piernas, posición en la cual deben haberse vaciado completamente los pulmones.
  • 5ª etapa: pausa de descanso antes de repetir el ejercicio completo.


Tiempo mínimo: 10 minutos

Ver además ejercicios respiratorios de Hipsoconciencia.

1ª etapa: Con los brazos estirados y rígidos juntar las palmas de las manos por delante a la altura del estómago. Las yemas de los dedos deben tocarse
2ª etapa: comenzar a inspirar haciendo presión suavemente con el estómago hacia fuera, y levantando gradualmente ambos brazos a medida que se inspira, hasta que los pulmones lleguen a la altura de la barbilla
3ª etapa: se continúa el movimiento abriendo los brazos hacia los lados hasta llevarlos bien atrás, momento en el cual deben haberse llenado los pulmones
4ª etapa: comienza al iniciar la exhalación, momento en el cual se aflojan brazos y manos y se bajan suavemente a medida que se va exhalando, hasta que las palmas de las manos llegan a tocar los costados de las piernas, posición en la cual deben haberse vaciado completamente los pulmones
5ª etapa: pausa de descanso antes de repetir el ejercicio completo.
Imprimir
 
Enviar a un amigo
Página optimizada para 1024x768, para los navegadores Internet Explorer 7.0 en Windows, Safari 4.0 en Mac y en Windows, y Mozilla Firefox 3.0 en Windows, o superiores.