La Enseñanza / Hipsoconciencia / Mejora de concentración

Si nos observamos bien podríamos decir que “no pensamos”.
En efecto, ¿cómo podríamos pensar si no somos capaces de dejar de hacerlo?


Existe una íntima equivalencia entre la actividad del pensamiento y los movimientos oculares: si logramos tranquilizar los ojos se calmará también la imaginación. Los pensamientos que tenemos tienen una influencia extraordinaria sobre nuestros estados afectivos y reactivos.

Conceptos

Nuestros pensamientos influyen en forma extraordinaria sobre nuestros estados emotivos y nerviosos, ya que sus esquemas marcan la pauta de tensión nerviosa y nuestra condición anímica y mental.

Los pensamientos que cruzan por nuestra mente en forma habitual son verdaderas piedras angulares sobre las que construimos nuestra vida material y evocan un estado emocional equivalente a su intención y calidad.

Si vemos una escena de violencia en el cine, nuestros músculos tienden inconscientemente a imitar la acción que estamos viendo. Reproducimos inadvertidamente las tensiones musculares que observamos en otras personas. Debido a esto una persona toma los estados de tensión de todos los individuos con que alterna habitualmente.

Uno de los hábitos de nuestros pensamientos más perjudiciales es el que consiste en dejar vagar la imaginación, soñar despierto, o construir castillos en el aire. El persistir en esta costumbre lleva a la persona a alejarse gradualmente de la realidad, hasta el punto en que confunde lo real con lo imaginario.

Una de las características más importantes del pensamiento es la carencia de dominio volitivo sobre él. Pero, es susceptible de ser educado en cierto grado por nuestra voluntad.

Existe una íntima equivalencia entre la actividad imaginativa y los movimientos oculares. De esto se desprende que si logramos tranquilizar la imaginación se calmarán también los ojos, y si relajamos los ojos nuestra imaginación reducirá su actividad. Nuestros ojos son, por lo tanto, el instrumento de control que tenemos para dominar la imaginación.

La concentración mental se define como la capacidad de enfocar nuestra atención en una sola cosa, con exclusión de otras. Mientras más cosas que atender tenga el individuo en un momento dado, más dividido se encontrará su Yo.

La técnica para lograr la concentración de la mente gira indefectiblemente en torno a la adopción de una especial actividad emocional y volitiva, en que la persona asigna una importancia total, exclusiva y absorbente a la actividad, el objeto, o la idea en que se quiere concentrar. Es un proceso de indiferencia total hacia todo lo que no sea el objeto de interés.

Todo proceso de concentración es "una paciente fijación imaginativa" que se lleva a efecto en forma deliberada.

El único estado de descanso mental realmente efectivo es el que se lleva a cabo al lograr "dejar la mente en blanco" que es un estado de vacío mental donde se suspende temporalmente el flujo del pensamiento. El vacío mental es una "momentánea paralización del proceso del pensamiento", lograda voluntariamente.

Ejercicios

Los siguientes ejercicios tienen como función:

  • Elevar el nivel consciente.
  • Detener el flujo descontrolado del pensamiento.
  • Lograr el control y "paralización" del pensamiento voluntariamente.
  • Producir un estado de relajación psíquica y mental.
  • Intensificar nuestra capacidad de atención.
  • Elevar el tono mental del individuo y capacitarlo para un libre y completo ejercicio de su voluntad y pensamiento creador.
  • Reducir el desgaste físico.


Experiencia A

  • Confeccione un péndulo rudimentario con un hilo delgado (30 cm de largo) al que se ata un anillo o una llave.
  • Siéntese delante de una mesa y coloque los codos sobre ella, de modo que las palmas de las manos se junten a nivel de la barbilla
  • Tome el péndulo improvisado entre los dedos de ambas manos cuyas yemas deben quedar juntas.
  • Acto seguido, procure que el péndulo permanezca inmóvil, momento en el cual debe imaginar, sin cerrar los ojos, que el péndulo comienza a oscilar hacia delante y hacia atrás, es decir, acercándose y alejándose a su cuerpo. Debe querer intensamente que el péndulo oscile. Después de algunos instantes comprobará que efectivamente el péndulo comienza a oscilar en la dirección imaginada.
  • Cambie la dirección, imaginando ahora que el péndulo oscila de izquierda a derecha, es decir, de codo a codo, y el péndulo se moverá en ese sentido.

¿ Por qué se mueve el péndulo?. El movimiento del péndulo, que sigue la dirección del movimiento imaginado, comprueba que el experimentador realizó pequeños movimientos inconscientes con los dedos a fin de dar forma básica a la imagen que existía en su mente.

Experiencia B

  • Cierre los ojos e imagine lo más nítidamente posible que se encuentra parado al lado de una vía férrea que pasa por delante de usted.
  • Piense que aparece un tren que se aproxima por la izquierda, que pasa por delante de usted y se pierde por la derecha.
  • Trate de visualizar imaginativamente este tránsito del ferrocarril, de izquierda a derecha.
  • Durante esta experiencia observe lo que le ocurre con sus globos oculares, los cuales a pesar de mantenerse los párpados cerrados, se moverán siguiendo la dirección del tren.

¿Qué demuestra el hecho de que los globos oculares hayan seguido la dirección de lo imaginado? El movimiento de los globos oculares prueba que existe una evidente y estrecha relación entre el pensamiento y los movimientos oculares.

Ejercicio Nº 1 - Relajación general y control del pensamiento

  • Imaginar que se mira hacia atrás, a través del propio cerebro, como si el rayo visual se hubiera invertido y derivara hacia atrás. NO se debe imaginar que los ojos se dan vuelta en las cuencas, sino que permanecen exactamente en la misma posición habitual, pero mirando hacia atrás.
  • Para aclarar el cuadro imaginativo recurriremos al símil de una linterna (el ojo), que de improviso comenzara a alumbrar por la parte de atrás en vez de hacerlo hacia delante.
  • Cuando el ejercicio se hace con los ojos abiertos, es imprescindible mantener la mirada hacia adelante, sin mirar a los lados ni fijarla en nada concreto.
  • Este ejercicio produce una mirada paralela, es decir, no converge, lo cual provoca justamente con el tiempo a mirar en forma plácida, suavemente, sin que exista violencia en la visión.


Ejercicio Nº 2 - Concentración mental

Tomar un objeto cualquiera, y observarlo detenidamente durante tres a cinco minutos y percatarse de todos sus detalles. No debe existir prisa, ni preocupación alguna por el tiempo del ejercicio, sino que más bien una absorción en la contemplación del objeto.

Después de observarlo se debe cerrar los ojos y tratar de reproducirlo imaginativamente en la forma más exacta posible, comparando posteriormente el grado de semejanza obtenido mentalmente.

Ejercicio Nº 3 - El Vacío mental

Primera etapa

Sentado cómodamente o acostado de espaldas, se cierran los ojos y se comienza por fijar la atención en ellos. Después de un rato se notarán contracciones y descontracciones de los globos oculares y una tendencia a continuar parpadeando, a pesar de estar los ojos cerrados. Es preciso, por medio de la voluntad, tratar de aquietar totalmente el leve temblor de los párpados y las tensiones musculares del ojo.

Se debe persistir hasta observar una desaparición de toda actividad nerviosa en ambos ojos y párpados, con lo cual se pone término a la primera etapa.

Segunda etapa

Es necesario olvidarse de los ojos para fijar la atención en el flujo y reflujo respiratorio, procurando identificarse con el leve movimiento de dilatación y contracción del tórax.

Sentir claramente la alternancia de inspiración y espiración; inspiración y espiración; inspiración y espiración. NO se debe profundizar la inspiración, sólo respirar normalmente.

Tercera etapa

Después de un rato, cuando se estime que se ha llegado a una perfecta identificación respiratoria se debe olvidar el proceso respiratorio para centrar la atención en la visualización imaginativa del color negro, la cual continúa hasta que tienda a esfumarse espontáneamente.

  • El ejercicio debe realizarse en un estado de inmovilidad total, tratando de que el cuerpo permanezca lo más inerte posible.
  • No se debe de ninguna manera pasar a una etapa posterior sin haber dominando la precedente.
  • La ejecución en tres períodos se efectúa solamente durante el aprendizaje. Cuando el ejercicio se domina, las tres etapas deben, prácticamente, fundirse en una sola.
Plan de entrenamiento

Para poder valorar mejor el resultado de este entrenamiento, conviene que antes de iniciarlo realices la primera fase de la autoevaluación (ver abajo).

Objetivos:

Que el estudiante o practicante sea capaz de:

  • Lograr estado de relajación física y mental a voluntad.
  • Economizar energías para elevar el tono mental.
  • Mejorar la concentración mental.
  • Parar el pensamiento mecánico.
  • Desarrollar el pensamiento creador.


Fases:

Primera Semana:

  • Ejercicio: Relajación general y control del pensamiento.
  • Duración: 10 minutos.
  • Frecuencia: 1 vez al día.


En esta primera fase la persona consigue la relajación física y mental. Este ejercicio permite conseguir la mirada paralela, es decir, no convergente, lo cual provoca justamente el estado de relajación buscado.

Segunda Semana:

  • Ejercicio: Concentración mental.
  • Duración: 5 minutos.
  • Frecuencia: 1 vez al día.


En este periodo se intenta aumentar la intensidad de la atención. Así, se refuerza la unidad del Yo al observar un objeto por determinado tiempo.

Tercera Semana:

  • Ejercicio: Vacío mental.
  • Duración: 20 minutos.
  • Frecuencia: 1 vez al día.


Esta fase pretende lograr el descanso completo de la mente al no surgir pensamientos.

Cuarta Semana:

Realizar todos los ejercicios en forma deliberada durante el día integrándolos a tus actividades.

Autoevaluación

EDUCACIÓN DEL PENSAMIENTO PARA MEJORAR LA CONCENTRACIÓN 

Para orientar la autoevaluación que proponemos, destacaremos algunas características que reflejan un alto nivel de consciencia:

  • Dominio de si mismo.
  • Relajación voluntaria.
  • Una actitud permanente y estable de calma y tranquilidad.
  • Mejoramiento de la salud y aumento de la vitalidad.
  • Mayor rendimiento en el trabajo con menor fatiga.
  • Liberación de ideas perturbadoras.
  • Aislamiento de la influencia negativa ambiental.
  • Retardamiento del proceso de envejecimiento.
  • Autodeterminación.
  • Utilización voluntaria de la mente para alcanzar el éxito.
  • Mejoramiento de la capacidad de adaptación y mayor flexibilidad intelectual.
  • Superación espiritual, moral e intelectual..


Te recomendamos que imprimas esta autoevaluación y la completes en dos oportunidades:

  • Antes de realizar el programa de entrenamiento, para conocer el punto de partida en cada uno de los aspectos.
  • Después del programa de entrenamiento para evaluar los resultados con el punto de referencia de la primera autoevaluación.



Evalúa estos aspectos de tu persona, seleccionando las siguientes alternativas:

    A   B   C
Estado de Salud Buena Regular Mala
Nivel de energía vital Alto Medio Bajo
Nivel de relajación Bueno Medio Malo
Quietud mental Alta Mediana Baja
Capacidad de concentración Alta Mediana Baja
Creatividad Alta Mediana Baja
Control emocional Alto Medio Bajo
Nivel de angustia Bajo Mediano Alto
Nivel de tolerancia Alto Medio Bajo


Realiza tu propia conclusión acerca de los logros de tu trabajo práctico:

Revisa si la mayoría de tus respuestas fueron A, B o C, y según el resultado lee el párrafo que corresponda a continuación:

Si en tus respuestas finales hay mayoría de A, esto significa que estás realizando un trabajo consciente y verdadero. Debes continuar acentuado la frecuencia y la impecabilidad en la realización de cada uno de los ejercicios. Has descubierto una nueva forma de consolidarte como persona centrada en formar una identidad individual.

Si en tus respuestas finales hay mayoría de B, tu nivel de logros es discreto y revela que aún debes dedicar más tiempo y quizá un compromiso más firme que te haga ser más constante. Aunque hayas conseguido mejorar ciertos aspectos, puedes conseguir resultados mejores.

Si en tus respuestas finales hay mayoría de C, esto significa que tus conclusiones tienen un nivel deficiente. En este caso recuerda que los mecanismos inconscientes que mantienen nuestra conducta son difíciles de vencer si no es con mucha fuerza de voluntad y motivación interior. Inténtalo nuevamente porque sin duda, más de alguna vez en la práctica de alguno de los ejercicios propuestos sentiste quietud, armonía y paz interior. Los resultados que mejorarán tu vida te están esperando, y solo dependen de ti.

En cualquiera de los casos: compara tus resultados y observa en cuáles has mejorado más y en cuáles menos. Esto te dará una idea de la dirección hacia la que debes dirigir tu esfuerzo y tu trabajo personal a partir de ahora. Todos tenemos aspectos que nos resultan más costosos, más difíciles de vencer, y son estos aspectos, no superados, los que drenan más nuestra energía vital.

La elevación del nivel de consciencia permite a la persona acercarse más a la realidad y a enfrentar las dificultades con poder y firmeza manteniendo el optimismo y la alegría por vivir, comprendiendo que todas las experiencias son utilizables para la superación espiritual, moral e intelectual, es decir, el desarrollo integral de si mismo.

Imprimir
 
Enviar a un amigo
Página optimizada para 1024x768, para los navegadores Internet Explorer 7.0 en Windows, Safari 4.0 en Mac y en Windows, y Mozilla Firefox 3.0 en Windows, o superiores.