La Enseñanza / Los 7 Principios / Polaridad

"Todo es doble; todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son semiverdades; todas las paradojas pueden reconciliarse".

Conceptos 

Todo es dual en el Universo, todo tiene dos caras. La polaridad mantiene el ritmo de la vida. Conocemos la existencia de algo por el contraste de su opuesto.

Así encontramos:

  • luz - oscuridad
  • amor - odio
  • espíritu - materia
  • vida - muerte
  • bien - mal
  • vigilia - sueño
  • valor - miedo
  • alegría - tristeza

Los opuestos se presentan siempre en el mismo elemento. El principio de polaridad funciona a lo largo de una escala vibratoria de grados que va de lo positivo a lo negativo, siendo lo positivo de naturaleza superior a lo negativo: en cada cosa hay dos polos, en la temperatura está el frío y el calor, y aunque son opuestos son una misma cosa. El espíritu y la materia son la misma cosa pero se manifiestan vibratoriamente opuestos.

Cualquier fenómeno tiene la posibilidad de su manifestación contraria, y es factible cambiar algo no deseable en su condición opuesta. Esta es la base de la transmutación mental, el arte de polarizar. Lo no deseable se neutraliza, cambiando su polaridad.

Los extremos se tocan; los dos extremos de la polaridad se atraen mutuamente. Es por esta razón por lo que es más fácil transformar el odio en amor que desde la indiferencia. La distancia más corta en este caso no es la línea recta, sino el círculo.

Este principio, a nivel práctico, permite apreciar los obstáculos de la vida en su justo valor, ya que posibilita que una situación conflictiva pueda ser cambiada gradualmente a través de una adecuada polarización en lo opuesto. El cambio de un grado a otro de la escala vibratoria se consigue mediante la voluntad y el autodominio.

Observa y practica

Condiciones básicas para realizar un cambio de polaridad:

  • Claridad acerca del estado que se quiere conseguir y del estado en el que uno se encuentra.
  • Ejercitar la Voluntad consciente para polarizarse interiormente en pensamientos, emociones y actitudes acordes al estado que se desea llegar.
  • Resistir la fuerza de las pautas habituales de conducta.

 

Ejercicio 1

Cambia tu estado de ánimo:

  • Evalúa cómo es tu estado interno y decide en qué deseas producir el cambio.
  • Polariza tus pensamientos, tus emociones, actitudes y acciones de forma que sean consecuentes con el estado interno que deseas generar en ti.
  • Detecta las resistencias de tus pautas habituales de conducta.
  • El resultado será mas rápido según la firmeza de tu decisión y la magnitud de aquello que deseas conseguir.

 

Ejercicio 2

Cambia una situación conflictiva:

  • Ante una situación conflictiva, observa cómo ésta te afecta en forma negativa.
  • Pon "al mal tiempo, buena cara"; borra la pesadumbre, desdramatiza la situación, esfuérzate por sonreír, por tener buen humor en forma permanente.
  • No te dejes llevar por el malestar automático, por los pensamientos negativos, por la desesperanza ni el pesimismo; no dejes que el malestar te sugiera lo que debes hacer.
  • En unos días, observa cómo cambia tu panorama con relación a esa situación conflictiva.

 

Ejercicio 3

Cambia tu relación con el dinero:

  • Evalúa cómo es tu relación con el dinero: si no es positiva, no será posible que mejore tu economía, puesto que ¿cómo desear algo que en el fondo se descalifica, o produce temor, inseguridad, etc.?
  • Polariza tus pensamientos, tus emociones, actitudes y acciones de forma que sean consecuentes con la relación que deseas tener hacia el dinero.
  • Detecta las resistencias al cambio de tus pautas habituales de conducta.
  • El resultado dependerá en gran medida de la capacidad de cada uno para reconocer su verdadera relación con el dinero.
Imprimir
 
Enviar a un amigo
Página optimizada para 1024x768, para los navegadores Internet Explorer 7.0 en Windows, Safari 4.0 en Mac y en Windows, y Mozilla Firefox 3.0 en Windows, o superiores.